Realiza poquito lapso, una colega me conto alguna cosa bastante extrano que le habia pasado. La conocida la animo an acudir con la novia a la selecta mitin de amistades que tendria lugar en un chalet de lujo. Para terminar se decidio a ir. En el evento habia unas treinta gente. Transcurrido un momento, y tras algunas conversaciones en corrillos en a donde predominaban las chanzas desplazandolo hacia el pelo las invectivas acerca de “el coletas”, se hizo el mutismo y ellas comenzaron, una por la, a exponer su curriculums, las meritos, sus aficiones, su Modalidad, ante la suerte de tribunal que formaban los varones alli presentes. Mi amiga empezo a sentirse muy incomoda. Cuando llego su turno, manifesto que nunca entendia el fundamento por el cual tenia que exponer las meritos y no ha transpirado, especialmente, por que los senores que habia por alla nunca hacian exactamente lo. Sintio que la miraban igual que se mira a la enajenada, y detras de ello abandono la reunion sintiendose bastante enfadada asi­ como humillada. Continue reading